Valores Personales

Los valores son una idea muy referenciada pero ¿qué son exactamente los valores y que nos aportan en nuestra vida cotidiana conocerlos?, aunque existen muchas definiciones de valores personales, nosotros los definimos como “un conjunto interno de estándares que cada uno de nosotros espera cumplir y que otros cumplan“. Estos estándares son tan importantes para nosotros que estamos dispuestos a gastar tiempo y esfuerzo para respetarlos.

Algunos ejemplos de valores personales típicos incluyen: respeto, equidad, honestidad y ambición; pero los valores reales de un individuo no están de ninguna manera restringidos a lo predecible.

Aunque muchos de nosotros no somos conscientes de cuáles son nuestros valores, es importante reconocer que todos tenemos valores personales y que esos valores definen nuestro comportamiento y cómo vemos el mundo.

Intuitivamente, un individuo que no está explícitamente consciente de sus valores personales puede tener dificultades para actuar en la vida, ya sea su mundo interno, externo o ambos.

Impacto en el mundo interno

Volviendo a la definición de valores personales, al no ser explícitamente conscientes de cuáles son nuestros valores, es difícil  saber exactamente lo que esperamos de nosotros mismos. A su vez, esto puede llevar a tomar decisiones y comportarse de manera incorrecta en base a nuestros valores personales implícitos, causando malestar y agitación interna.

Tomemos como ejemplo a una persona que valora el respeto, pero no es explicitamente consciente de ello, esta persona algunas veces falta el respeto a personas que considera “incompetentes” y cada vez que lo hace se siente muy mal después, pero no sabe por qué.

Esta persona se siente mal porque se está comportando de manera incoherente con su valor de respeto, lo que hace que se sienta mal por su comportamiento sin entender la causa.

Impacto en el mundo externo

En relación con nuestras interacciones con los demás, inconscientemente filtramos el mundo a través de nuestros propios valores. De nuevo, volviendo a nuestra definición de valores personales, todos tenemos valores, pero no todos tenemos los mismos valores. Esto significa que filtramos el comportamiento y las acciones de otras personas a través de nuestros valores, aunque no compartan ese valor.

En el caso del ejemplo anterior, esta persona valoraba el respeto, si una segunda persona que valora la perfección, esta constantemente buscando mejorar el trabajo de la primera (porque quieren asegurarse de que el trabajo se haga correctamente), es probable que esta primera persona vea esto como una falta de respeto a su capacidad para completar la tarea. Esto bien puede generar conflicto entre estas dos personas, sin que ninguna de las partes entienda la causa.

Cuando un individuo se vuelve explícitamente consciente de sus propios valores personales, puede minimizar estos impactos negativos en su vida. Al comportarse de maneras que mantienen, en lugar de alterar, sus valores, reducen su confusión interna. Al reconocer los filtros que utilizan para evaluar el mundo que los rodea, están en mejores condiciones para detectar situaciones donde están aplicando estos filtros, hacer los ajustes necesarios para ver el mundo más claramente y, a su vez, reducir la probabilidad de que surja un conflicto.