Valores Educativos

Debido a una gran revolución social y cultural, actualmente los valores educativos se han transformado a grandes bases de construcción social, alejando el individualismo para así dar paso al bienestar  común de una sociedad; de esta manera se forma un ser capaz de pensar para sí mismo y para su sociedad.

Bien es sabido que los valores vienen de casa y que deben inculcarse para seguir multiplicando su enseñanza, pero en la práctica diaria se quiere que los pequeños y jóvenes puedan sobrellevar consigo la importancia social que estos tienen para un aporte significativo a la sociedad.

La estructura fundamental viene dada de casa, pero el entorno influye con gran peso e importancia, ya que el ser humano en su desarrollo se acostumbra a construir a medida que conoce, interactúa y se  compenetra con su prójimo. Sin analizar cuáles son los valores que se están inculcando, lo primero que debe hacerse es transmitir un gran ejemplo con actos, mensajes honestos y pensamientos dignos de moral y ejemplos.

Acompañar el proceso cognitivo implica una destreza y unas competencias de los docentes, la familia y el individuo en general, y esta exige que sea congruente con los mensajes que se den para no caer en el conflicto moral de enseñar y predicar conceptos distintos con los valores educativos.

Cómo inculcar los procesos educativos

Educar es de por sí uno de los ejercicios más complejos que a una persona se le puede dar, ya que es necesario desglosar una serie de patrones que están claros en la mente para ser aceptados y digeridos por una o varias personas. Promover este tipo de prácticas adelanta la civilización, la socialización y un gran aporte intelectual a la mente de los más pequeños y los más grandes.

Existen formas y momentos claves para enseñar y analizar los valores que cada ser humano necesita para su apta convivencia con el mundo, pero en orden te nombraremos algunas de las que con más frecuencias debemos aceptar para tener un contexto mejor:

  • Es necesario vivir en igualdad a pesar de las diferencias, es importante aceptarlas. Aunque existan diferencias de pensamiento todos de alguna forma somos iguales así sea exclamando o diciendo algo que pase por el torrente de pensamiento. Aceptar la cultura, las diferencias dogmáticas, la libertad de pensamiento y los caminos de la justicia real, llevan a lo real y lo netamente tangible de los valores educativos: el sentido humano
  • Actuar de forma libre al pensar y actuar. El concepto de educar en libertad aclara que es importante tener en cuenta los argumentos y opiniones de terceros desde que somos pequeños, pero no se debe infringir la delgada línea de sobreponer los pensamientos por sobre todas las cosas.

La educación como canal principal de valores educativos y universales debe ser siempre probidad de los métodos de enseñanza que existen en el mundo. Se debe fomentar un respeto único por los bienes comunes, por el entorno que nos rodea, defender y practicar la honestidad y la solidaridad, y por sobre todas las cosas se debe ser responsable, a tal punto que deba ser auténtico y  entienda que desde la tribuna que sea se puede aportar a gran escala.

Considera siempre educar desde el valor necesario para el bien común de tus alumnos y el tuyo, y no llegar al adoctrinamiento por el cual tanto se ha intentado reformar para la educación del mañana y el porvenir de la academia humana

Para educar en valores se debe educar desde espacios de paz y asertividad.  Comprender que todos somos vulnerables y dóciles a la formación es importante, porque así asentamos principios, bases morales y fundamentos importantes del quehacer moral necesario para entender el sentido humano de nuestro camino como educadores o civiles trasparentes de buenos valores.