Valores Económicos

Los valores económicos (valor económico) son considerados como una de las muchas formas posibles de medir el valor, aunque otros tipos de valores también son importantes, los valores económicos nos ayudan a tomar mejores decisiones económicas, decisiones importantes como el intercambio en la asignación de recursos (teoría de la elección o de la asignación de recursos).

Las medidas de valor económico se basan en lo que la gente quiere (sus preferencias). Los economistas generalmente asumen que los individuos son los que mejor saben lo que quieren y no el gobierno ni ningún otro tipo de organismo externo al individuo. Por lo tanto, la teoría de la valoración económica se basa en las preferencias y las elecciones individuales. Las personas expresan sus preferencias a través de las decisiones y las ventajas o desventajas que tienen, dadas ciertas limitaciones, como las de ingresos o tiempo disponible.

El valor económico de un artículo determinado, por ejemplo una barra de pan, se mide por la cantidad máxima de otras cosas que una persona está dispuesta a dar para tener esa barra de pan. Si simplificamos nuestro ejemplo de “economía” teniendo solo dos bienes entre los que elegir, por una parte “el pan” y por otra “la pasta”, el valor de una barra de pan se mediría por la máxima cantidad de pasta que una persona esta dispuesta a dar para obtener el pan.

En una economía de mercado, los billetes y monedas son considerados como una medida universalmente aceptada de valor económico, porque el número de billetes o monedas que una persona está dispuesta a pagar por algo, dice cuánto de otros bienes y servicios esta dispuesto a renunciar para conseguir ese articulo en particular. Esto se conoce también como la “disposición a pagar” en microecónomia y teoría económica.

En general, cuando el precio de un bien aumenta, la gente compra menos de ese bien. Esto se conoce como la ley de la demanda, la gente demanda menos de algo cuando es más caro (suponiendo que los precios de otros bienes y los ingresos de las personas no han cambiado). Al relacionar la cantidad demandada y el precio de un bien, podemos estimar la función de demanda para ese bien.