¿Qué son los Juicios de Valor?

Un juicio de valor es un juicio de lo correcto o incorrecto de algo o de alguien, o de la utilidad de algo o alguien, en base a una comparación u otra relatividad. Como una generalización, un juicio de valor puede referirse a un juicio basado en un conjunto particular de valores o en un sistema de valores particular. Un significado relacionado con el juicio de valor es una evaluación oportuna basada en información limitada, una evaluación realizada de manera apresurada porque debemos tomar una decisión rapidamente. El juicio de valor es un hecho que puede ser juzgado.

El término juicio de valor puede utilizarse objetivamente para referirse a cualquier mandato que implique la obligación de realizar un acto, implicando implícitamente los términos “debo” o “debería”. Puede ser utilizado en un sentido positivo, lo que significa que un juicio debe hacerse teniendo en cuenta un sistema de valores, o en un sentido despectivo, significando un juicio hecho por capricho personal en lugar de pensamiento objetivo o evidencia.

Más comúnmente el término juicio de valor se refiere a la opinión de un individuo. Por supuesto, la opinión del individuo está formada hasta cierto punto por su sistema de creencias y la cultura – valores culturales – a la que pertenecen. Por lo tanto, una extensión natural del término juicio de valor es incluir declaraciones vistas de un solo sentido de un sistema de valores, pero que pueden ser vistas de manera diferente de otras. Conceptualmente esta extensión de definición está relacionada tanto con el axioma antropológico “relativismo cultural” (es decir, que el significado cultural deriva de un contexto) como con el término “relativismo moral” (es decir, que las proposiciones morales y éticas no son verdades universales, Sino que se derivan del contexto cultural). Un juicio de valor formado dentro de un sistema de valores específico de manera local puede ser objeto de controversia en un público más amplio.

Algunos sostienen que la objetividad verdadera es imposible, que incluso el análisis racional más riguroso se basa en el conjunto de valores aceptados en el curso del análisis. En consecuencia, todas las conclusiones son necesariamente juicios de valor.

Como ejemplo, las “verdades” científicas se consideran objetivas, pero se sostienen provisionalmente, con la comprensión de que una evidencia más cuidadosa y / o una experiencia más amplia podrían cambiar las cosas. Además, una visión científica (en el sentido de una conclusión basada en un sistema de valores) es un juicio de valor socialmente construido basado en una evaluación rigurosa y un amplio consenso. Con este ejemplo en mente, la caracterización de una visión como un juicio de valor es vaga sin descripción del contexto que la rodea.

Sin embargo, como se observa en el primer segmento de este artículo, en el uso común el término juicio de valor tiene un significado mucho más simple con contexto simplemente implícito, no especificado.