Prima Facie, Problemas Éticos

  • Publicado el: 3 octubre, 2017
  • Por:

Los problemas éticos se suelen plantear no tanto por el hecho de que no haya respuestas a una situación, sino más bien porque hay varias y cada una tiene su lado bueno. Para la ética de principios y la deontología, los dilemas éticos suelen aparecer cuando en una situación atender un principio moral nos lleva a actuar de una manera y atender uno u otros nos lleva a actuar de una u otras maneras , por ejemplo cuando nos encontramos en una situación en la que ayudar a una persona (principio de beneficencia) te obliga a no respetar su decisión (principio de autonomía). W. D. Ross (1877-1971) abordó esta cuestión y creó la teoría llamada de los «deberes prima facie».

Esta teoría dice que tenemos unos «deberes primarios», por ejemplo ayudar a los demás, no engañar, cumplir las promesas, no matar …, y que todos son importantes, pero a veces sucede que las circunstancias hacen que entren en conflicto entre ellos ; por ejemplo a veces es necesario mentir para ayudar a una persona. En estas situaciones, dice Ross, hay que decidir cuál deber prevalece sobre el otro. Lo ideal sería que pudiéramos jerarquizar claramente y por lo pronto todos los deberes, todos los principios; decidir cuáles son más importantes y están siempre y en todo lugar por encima de los demás. Pero como esto no es posible hay que considerar los deberes como prima facie, es decir, como principios que deben respetarse igual hasta que, si entran en contradicción, las situaciones concretas y el análisis obliguen a jerarquizarlos .

La expresión prima facie se puede traducir por ‘en principio’, que es una expresión que se suele utilizar en el lenguaje coloquial. No es raro oír decir: “En principio no vendré» o «Considero que esto, en principio, está bien» para referirnos al hecho de que, si no hay nada nuevo que lo impida, o que aconseje lo contrario, haremos tal cosa o consideramos que tal otra está bien. En bioética, por ejemplo, se suele considerar que hay cuatro grandes principios prima facie: autonomía, beneficencia, no maleficencia y justicia.