Normas Morales y Normas Jurídicas

  • Publicado el: 3 octubre, 2017
  • Por:

La legalidad es lo que se encuentra sometido o es conforme a la ley. Cuando hablamos de legalidad casi siempre nos referimos a lo que se encuentra sometido a las leyes jurídicas de un país o de la comunidad internacional, pero como no sólo hay leyes jurídicas, sino también morales, divinas, científicas …, en las deliberaciones a veces puede ser necesario aclarar a qué tipo de legalidad hacemos referencia.

Por lo tanto, se puede hablar de una legalidad jurídica y de una legalidad moral, Kant distinguió entre legalidad y moralidad. Para Kant, la legalidad es la determinación de la voluntad según la ley (uno hace lo que es mandado hacer), mientras que la moralidad es la determinación de la voluntad por amor a la ley (uno hace lo que cree que debe hacer ). Esta diferenciación kantiana ayuda a entender la diferencia entre normas jurídicas y normas morales.

Las normas jurídicas son promulgadas por aquellos a quienes corresponde en un Estado, y obligan a todos los miembros de la comunidad política a quien van dirigidas, estén o no de acuerdo. La infracción de la norma jurídica se señala con una coacción externa de carácter punitivo claramente establecida. Las normas morales, en cambio, son aquellas que obligan o quieren obligar a una persona internamente, porque es la propia conciencia que reconoce o no su fuerza y ​​legitimidad. En un Estado de derecho, la infracción de una norma moral que no esté recogida en la normativa jurídica puede conllevar una coacción de carácter social.

Las normas jurídicas y las normas morales mantienen una relación que se intenta que sea de concordancia, es decir, que las normas jurídicas puedan ser moralmente aceptadas por la mayoría de las personas. Sin embargo, puede ocurrir que una norma jurídica sea considerada por la mayoría o por una minoría una norma ilegítima, moralmente injusta.

Según los diccionarios, legitimidad también significa aquello que se encuentra sometido o es conforme a la ley, pero este concepto nos remite a la justificación de la ley, a la justificación de su legalidad, a la adecuación o no de la norma jurídica a unos principios o exigencias morales, por lo que una persona o grupo de personas pueden considerar que una ley es legal pero no legítima. La legitimación requiere siempre una explicación, una fundamentación, que puede ser ética, teológica, jurídica …