La Moral en la Educacion del Profesor

  • Publicado el: 27 septiembre, 2017
  • Por:

Muchos estudiosos mencionan la importante tarea que juegan los maestros en la educación moral, debido a esto hay un creciente cuerpo de trabajo que se centra en la educación y el desarrollo profesional de los maestros mismos. Hay publicaciones sobre la tarea moral de la educación que extiende la investigación al campo de la formación de profesores (ver por ejemplo Buzzelli y Johnston 2002), y también hay investigaciónes sobre la formación de maestros que ahora incluye una perspectiva moral (por ejemplo Russell y Loughran 2007 ).

En su libro “Las dimensiones morales de la enseñanza”, Buzzelli y Johnston (2002, p.132) presentan una perspectiva moral sobre la formación del profesorado. Incluye la redefinición de la relación maestro-alumno, el examen de las creencias personales y filosóficas de los estudiantes, la recontextualización de los métodos de curso y el conocimiento del contenido, ademas de asegurar una autentica experiencia de campo. Para ellos, “la moralidad constituye el conjunto de las creencias y entendimientos de una persona que son de naturaleza evaluativa: es decir, que distinguen, consciente o inconscientemente, entre lo que es correcto o lo incorrecto, lo bueno y lo malo” (Buzzelli y Johnston, 2002, p). 3).

Redefinir la perspectiva del maestro-alumno significa compartir el poder y la autoridad y convertirse en co-aprendices e investigadores con los estudiantes. Es una reflexión moral porque implica la observación cuidadosa, el pensamiento y la crítica de cómo construimos relaciones con nuestros estudiantes. Esto requiere coraje moral e imaginación moral.

Los estudiantes deberían, según Buzzeli y Johnston, ser invitados a un aprendizaje en estas sensibilidades morales y examinar, probar y reformular sus creencias y filosofías personales. Cuando se trata de métodos, los estudiantes deben aprender cómo los métodos y el contenido influyen en el crecimiento y desarrollo de los individuos en un sentido moral, mientras aprenden sobre sí mismos, su relación con el mundo y las diferencias entre los distintos estudiantes en este proceso de dar sentido a las cosas. Cuando los estudiantes entran en las aulas durante su experiencia de campo o de las prácticas didácticas para estudiantes, se convierten en agentes morales en las vidas de los niños en esas aulas. Necesitan desarrollar una conciencia del significado moral y los significados morales de las políticas, prácticas, rutinas y de los rituales del aula y la escuela.

En la obra de Johnson y Reiman (2007) se pueden encontrar más detalles sobre la dimensión moral en la formación del profesorado. En su investigación con los estudiantes en la formación de profesores desarrollaron una matriz de indicadores para el dominio moral / ético usando un marco “neo-Kohlbergiano”. El esquema ‘post-convencional’ incluye los siguientes indicadores:

  • Considera los beneficios y las consecuencias de las opciones de instrucción
  • Toma en cuenta una variedad de estilos de aprendizaje al planificar actividades
  • Mantiene una visión humanista-democrática de la disciplina del estudiante
  • Considera que las reglas están diseñadas para salvaguardar ciertos derechos
  • Considera que las reglas son alterables y relativas
  • Es sensible a los derechos de los estudiantes
  • Toma decisiones basadas en el contexto de las situaciones
  • El concepto de sí mismo se organiza en torno a los principios morales.

No hay una base empírica sólida para la educación moral en la formación de maestros. La mayor parte del trabajo que se ha realizado se ha centrado en objetivos pedagógicos y en la formulación de las consecuencias de la investigación para educar a futuros profesores en la formación de profesores. Creemos que es necesario desarrollar una visión multiperspectiva de los valores morales en la formación del profesorado. Puede ayudar a hacer que la teoría y la práctica sean más adecuadas para apoyar a los estudiantes en su transición hacia el devenir de los maestros.