Ética y Marketing

En cuanto al marketing, la ética se ha hecho presente porque  en el capitalismo avanzado las empresas no sólo venden productos, sino también y principalmente «modos de ser», «caracteres», ethos que acompañan el producto y la marca. Si se utiliza un producto u otro imprimirá en él un carácter u otro o dirá de él que es de una manera u otra: un coche para personas emprendedoras, una marca de ropa para jóvenes alegres, un reloj responsable, un perfume seductor … que la ética se ha hecho presente en este ámbito es una buena muestra que la publicidad habla de nuestra manera de ser, de la de los demás y de las nuevas formas que nos proponen; de nuestras costumbres, de las costumbres de los otros y de los nuevos que nos presentan; desprecia unas formas de vida y glorifica otras; persigue influirnos, impactarnos, escandalizarnos.

Pronto los nuevos movimientos sociales aprovecharon esta estrategia comercial llamando a boicotear, por ejemplo, las empresas que no eran respetuosas con los derechos humanos, o con los derechos de la infancia, o con el medio ambiente. Si lo que se adquiría era más que un producto, y algunos productos o marcas estaban asociados a un hecho claramente inmoral, entonces se instaba al consumidor a no ser partícipe, a no comprar un modo de ser y de hacer inmoral. Desde entonces -provocado también por otros factores que hemos visto y vamos viéndose las organizaciones han comenzado a redactar códigos éticos, porque ya no basta con garantizar un control de calidad (que sólo tiene que ver con el producto) , sino también un control de eticidad (que tiene que ver con todo lo que es y acompaña el producto).