Distinguir los Problemas Éticos de Otros Tipos de Problemas

  • Publicado el: 2 octubre, 2017
  • Por:

La identificación del problema no sólo significa localizarlo, sino también dilucidar qué tipo de problema es. Saber el tipo de problema permite saber dónde o hacia dónde debemos dirigirnos para encontrar respuestas adecuadas. Para un problema psicológico buscaremos respuestas o profesionales de este ámbito; para un problema laboral, tendremos que acudir al gerente o al sindicato; para un problema médico, el médico; para una problemática claramente pluridisciplinar, tendremos que coordinar un equipo de diferentes profesionales. Aunque la realidad y el pensamiento son complejos y que la frontera entre lo que pertenece o no al campo de la ética es, como tantas otras cosas, difusa, es importante saber diferenciar entre los problemas éticos y otros tipos de problemas.

Los problemas éticos tienen que ver con la manera de acoger y reconocer al otro (ética de la hospitalidad) y con las diferencias o dificultades para determinar lo que está bien o mal, correcto o incorrecto de la manera de vivir y de relacionarse -se con los demás y con el entorno (ética dilemática).

Por ejemplo: supongamos que trabajamos en un Centro Residencial de Acción Educativa (CRAE) y que el protocolo de observación que se utiliza en el periodo de acogida del niño con el fin de elaborar su Proyecto educativo individual es deficiente . Si no existe un protocolo mejor, es un problema tecnocientífico que puede derivar en una mala praxis profesional. Si resulta que existe un protocolo de observación mejor y el CRAE no lo utiliza, entonces es una mala praxis profesional, en este caso deontológica, porque estamos obligados a utilizar los mejores procedimientos disponibles. Si disponemos del protocolo adecuado pero no tenemos tiempo para aplicarlo correctamente, entonces nos encontramos ante un problema de organización y gestión, o laboral y sindical, que tiene repercusiones negativas en la praxis profesional y deontológica y que puede derivar en un problema ético para el profesional, por ejemplo porque se plantea si es correcto continuar trabajando en un centro que no ofrece un buen servicio.

También es útil diferenciar entre deontología y problemas éticos. La deontología nos dice lo que está bien y mal, normalmente a través de la costumbre, o los códigos deontológicos, o los protocolos de buenas prácticas, y la cuestión es cumplirlo (actuar correctamente) o no hacerlo (actuar incorrectamente). En el ejemplo del párrafo anterior, ya lo hemos dicho, la deontología profesional nos manda utilizar siempre los mejores procedimientos disponibles y si no lo hacemos no nos encontramos ante un problema ético, sino de una mala praxis deontológica. Los problemas éticos surgen cuando la deontología no nos dice lo que debemos hacer, o lo que nos dice es susceptible de interpretaciones, o tenemos razones para no estar de acuerdo con lo que dice.

Continuando con el ejemplo anterior, tendré un problema ético cuando he intentado introducir el protocolo de observación correcto, la dirección del CRAE me lo ha impedido, si lo denuncio sé seguro que no me renovarán el contrato, y necesito el trabajo porque tengo cuatro hijos.