Diferentes Conceptos de Desarrollo Moral

  • Publicado el: 23 septiembre, 2017
  • Por:

Las personas podemos tener diferentes puntos de vista sobre los objetivos pedagógicos y morales en la educación, así como de que manera se imparten estos valores en los centros educativos.

En la política educativa, tanto en la investigación como en la práctica, también existen diferentes ideas sobre los resultados deseados de la educación en los ámbitos personal, social y moral, sobre cómo trabajar con valores en la educación y sobre el papel de las escuelas. Según el Movimiento de Educación del Carácter, el objetivo puede estar en enseñar los valores correctos, pero por otra parte según los estudios de desarrollo moral que profundizo Kohlberg el objetivo puede ser el desarrollo de habilidades para reflexionar sobre los valores y el comportamiento.

Según Kohlberg los jóvenes deben estar apoyados en el desarrollo de las habilidades cognitivas para articular sus propios valores. En este desarrollo, el análisis y la comunicación de valores son herramientas importantes para el juicio moral. A pesar del énfasis de Kohlberg en el valor de la “justicia”, y en el concepto educativo de “Just Community Schools”, Kohlberg ha sido criticado por el Movimiento de Educación del Carácter por estimular el relativismo de valores. Según estos críticos, Kohlberg y sus seguidores no eran claros sobre los objetivos morales que querían alcanzar.

A su vez, el Movimiento de Educación del Carácter seguía destacando la importancia del buen comportamiento y sus virtudes, como era de esperar este movimiento también recibió criticas de parte de los seguidores de Kohlberg argumentando que el Movimiento de Educación del Carácter desprecia la autonomía crítica que las personas como seres humanos pueden tener para hacer juicios morales.

Una segunda crítica era que ellos veían los valores morales no como situados sino como valores fijos. Para el Movimiento de Educación del Carácter, vivir los buenos valores es más importante que las competencias reflexivas y comunicativas en el ámbito moral.

Como resultado en los años noventa hubo una fuerte polarización entre estos dos movimientos o teorías, una defendiendo un enfoque basado en buenos valores y otra un enfoque de valor mas evolutivo y reflexivo. Hoy en día muchos estudiosos son conscientes de la importancia de ambos valores y las competencias para reflejar y comunicar e intentan integrar valores y competencias.

Los valores no son vistos como puramente abstractos y fijos, si no como situados, y las habilidades analíticas y comunicativas son necesarias para trabajar pensativamente. Debido a que la visualización de los valores que considera importantes es inevitable, puede, como educador, expresar sus valores. Sin embargo, es importante dejar un espacio para que otros puedan articular sus propios valores.

Dado que los valores morales son importantes para el desarrollo humano, la educación no puede dejar de prestarles la atención que necesitan.

Incluso si la educación no quiere prestar atención explícita a los valores morales, los valores hacen su trabajo a través del currículo oculto. En, por ejemplo, la obra de Durkheim, Bourdieu y Willis, la sociología del la educación ha demostrado que los valores siempre hacen su trabajo. Si un maestro opta por mantener los valores ocultos en la práctica educativa, el maestro, de hecho, también está haciendo una elección moral. Cuando los valores permanecen ocultos y no son objeto de reflexión, el énfasis está más en la adaptación que en un juicio moral crítico, y los estudiantes no son entonces desafiados hacia un desarrollo moral personal más auto-regulado.