Definición de Valores Morales y Éticos

Para definir de forma breve los valores morales y valores éticos, se podría decir que son un conjunto de normas e ideas a seguir que nos hacen ver el mundo a través de unas referencias y que originan nuestras actitudes y conductas. La palabra Valores, tiene muchos significados, pero en este articulo, solo haremos mención a los absolutos o universales, relativos o personales que, asimismo, subdividiremos en valores éticos y morales.

Los Valores éticos absolutos o universales, están relacionados con el respeto a la vida, a la dignidad humana fundamentada en la libertad, la búsqueda de la felicidad y la conservación del planeta, entre otros.

Los Valores éticos relativos o personales, son los adquiridos por una formación educativa de buenas maneras y que empleamos en nuestras actividades cotidianas haciendo más agradable la convivencia. En ambos casos no interviene la moral.

Los Valores morales, a diferencia de los anteriores, son el conjunto de reglas y normas propuestas por una determinada ideología o doctrina que hemos aprendido mediante la familia, la escuela, la educación recibida, los amigos, los compañeros de trabajo, el entorno próximo, la sociedad, la religión …

Todos juntos, ocupan un lugar importante en nuestra mente y han llegado a ella: por inculcación recibida, por experiencias vividas o por un raciocinio que nos ha hecho adquirir una escala de valores propia.

¿Cuáles son los valores en nuestra cultura?

Unos podrían ser: poseer un patrimonio o dinero, tener un estatus elevado de orden político, religioso o en una entidad empresarial para poder dominar una parte de la sociedad y disfrutar de las distinciones y reconocimientos que ello conlleva, etc. etc

Otros, aglutinan características donde predomina: el amor, la solidaridad, la honradez, el respeto, la sinceridad, la sencillez, la prudencia … cualidades que casi siempre pasan desapercibidas de cara fuera pero que, interiormente, son las únicas que actúan como guía para conseguir paz y tranquilidad de espíritu.

El hombre a lo largo de la historia ha ido conquistando grandes hitos, ha dominado de forma progresiva el su entorno por medio de la ciencia y la tecnología; incluso, ha podido llegar a la luna. Pero, la ciencia y la tecnología, sin unos valores esenciales de justicia, libertad, comprensión y ecuanimidad, sólo pueden desembocar en consecuencias destructivas fundamentadas en el odio, el egoísmo, el orgullo, la vanidad el fanatismo … que se han ido repitiendo de manera humillante a lo largo de la historia durante siglos.