Conocer y Liderar con Nuestros Valores

  • Publicado el: 24 octubre, 2017
  • Por:

Para liderar de manera correcta, tomar las decisiones correctas es solo el comienzo. Liderar con valores es importante porque crea y mantiene la cultura de empresa, ayuda en la selección de empleados, guía la dirección del crecimiento de la empresa y agrega significado al trabajo requerido para mantener la organización. Ese significado comienza con el líder y pasa a todos los niveles del equipo.

Sin embargo, entender tus valores y hacer lo “correcto” no es simple. De hecho, para todos nosotros, es un desafío de por vida que requiere pensamiento y práctica. Entonces, hablemos de la definición de un valor.

¿Qué es un valor?

Mucha gente piensa que los valores son valores éticos o valores morales; no lo son. Los valores son las cosas importantes para nosotros, lo que “valoramos” y lo que nos da un propósito. Así como las organizaciones tienen valores, las personas también lo hacen. La mayoría de personas tiene aproximadamente 5-7 valores centrales que identifican quiénes están en su núcleo. Los valores de cada persona son únicos para esa persona en particular; incluso si dos personas eligen la misma palabra de valor, como la integridad, cada persona lo demostrará de manera diferente en sus acciones y lenguaje diarios.

Es importante tener en cuenta que los valores no son solo por trabajo. Los valores reflejan quiénes somos a diario, en todo lo que hacemos en casa y en el trabajo. Este enfoque holístico nos ayuda a ser líderes en todos los aspectos de nuestra vida, no solo en nuestras carreras.

¿Por qué necesito saber mis valores?

Los valores nos dan nuestro sentido de propósito. A nivel de liderazgo, cuando nos alineamos con nuestros valores diariamente, tenemos más energía y nos sentimos más satisfechos porque estamos liderando lo que es importante para nosotros. Cuando no nos alineamos con nuestros valores, nos sentimos menos auténticos y nos desmotivamos sobre nuestras vidas diarias, lo cual se refleja en nuestro liderazgo.

Pongamos de símil un árbol: los valores son nuestras raíces que nos mantienen anclados en lo que es importante para nosotros. La fuerza de los valores determina la fuerza del tronco, las ramas, las hojas y la fruta de un año a otro. Un árbol fuerte apoya el ecosistema a su alrededor; un líder con valores fuertes apoya la cultura organizacional.