Clasificación y Definición de Valores

Se habla mucho de valores y los valores morales como si fuera algo que tenemos que aprender para que nos impulse a una convivencia más humana; sin embargo, en cualquier ámbito en el que nos movamos, en las diferentes relaciones que establecemos, nos damos cuenta de que están mediadas por diferentes tipos de valores. Por ejemplo, trabajando en el distintos ámbitos, te encuentras personas que hablan de los valores diferentes que se podrían mantener. El valor tiene, por tanto, un contenido social como identidad personal de una actitud que se manifiesta en la conciencia individual.

Algunos clasifican los valores de la siguiente forma:

  • Valores personales: son particulares de cada persona. Tienen que ver con la manera de ser de cada uno, con su manera de pensar, de sentir, con la concepción que se tenga de la vida.
  • Valores familiares: son compartidos por el grupo familiar y dependen de la cultura, la educación y las costumbres de la familia.
  • Valores sociales: son compartidos por la sociedad que los genera. Estos valores pueden cambiar de una sociedad a otra, de un ámbito a otro.

Por lo tanto, los valores se podrían definir como un conjunto de cualidades que tiene una persona o cosa que, de acuerdo con su actitud, proporciona utilidad para satisfacer necesidades. Los valores no serán iguales para todas las personas, sino que estarán sujetos a una escala de prioridades o necesidades de la persona.

En este contexto, podríamos pensar en cómo dar valor a conductas o cosas determinadas, por ejemplo: ¿cómo dar valor a la participación en los grupos de chavales? O ¿como dar valor a un determinado proyecto? O ¿como se valora el hecho de pertenecer a un equipo de personas?

Dependiendo de la experiencia personal y colectiva, tendríamos valores que facilitan la convivencia humana como la honestidad, la constancia, el esfuerzo, la cooperación, la responsabilidad, el compromiso, el respeto, la preocupación por los demás, etc., o valores que la dificultan como la corrupción, la competencia, el egoísmo, la soberbia, el relativismo moral, etc.

Educación en Valores

Hoy en día también se habla mucho sobre la educación en valores, ¿qué queremos decir con esto?, ¿Qué valores son los que hay que educar?, Ciertamente, estaremos de acuerdo en que deben ser aquellos que facilitan la convivencia humana; sin embargo, presenciamos cada vez más aquellos valores que la dificultan. Si esto es así, ¿qué hacemos -o no hacemos- para poder transmitir valores que ayuden en la construcción de las relaciones humanas?, En el ámbito infantil, ¿como trabajamos los valores que facilitan la convivencia humana cuando los valores preponderantes son los contrarios?

Vivimos en una crisis profunda, no sólo económica, sino también de todo lo que tiene que ver con nuestra capacidad de dar sentido a la vida. La cultura occidental se muestra orgullosa ante los valores que promueve, valores ligados al consumo, al poder, a placer, a conseguir lo que se desea de forma rápida y sin esfuerzo, ya un prestigio social basado en la competencia y el individualismo en los escenarios públicos. La vida se disuelve en este espectáculo del que provienen gran parte de las celebridades de nuestro mundo social. Se trata de lo que Jung llamaría valores del ego, en contraposición con los valores más profundos que radican en el sustrato de nuestra alma, en las capas más profundas de nosotros mismos.

En este ritmo de vida que aplicamos, nos damos cuenta de que, a pesar de nuestros esfuerzos, los valores del ego se imponen sobre otros; sin embargo, continuamos dando importancia al valor.